Cría del cerdo ibérico


La época de cría incluye desde el nacimiento al destete (período de lactancia), y se extiende de forma tradicional por un total de 56 días o hasta alcanzar los 23-25 kg de peso. Durante la cría, las madres se mantienen en las cercas contiguas a la nave de paridera, donde continúan aprovechando los pastos disponibles o bien permanecen en el recinto del camping, si es este el sistema de parto elegido. En ambos sistemas de manejo de las reproductoras, se aumenta el aporte con un pienso de semejante formulación según el estado corporal de las cerdas (2,5 a 3,5 kg/día).

 

Generalmente se realizan dos parideras anuales por lotes de cochinas, aunque en el caso de existir dos juegos de reproductoras se alternan las parideras, existiendo por lo tanto parideras cada tres meses. Los partos se realizan de forma tradicional en naves de paridera con cubículos o en el sistema camping. Los lechones, a partir de los 21 días de vida y con un peso alrededor de 4 o 5 kg, comienzan a ser suplementados con cantidades crecientes de pienso de alto valor proteico, desde los 100 g/lechón/día hasta 900 g/lechón/día al final del período de cría.